¿Nuestro hijo puede necesitar ayuda?

Los primeros años de vida de un niño constituyen una etapa especialmente crítica, ya que se configuran las habilidades, experiencias y vivencias que van a posibilitar una interacción equilibrada con el mundo que rodea al niño.

 

El desarrollo de los niños puede presentarse con diferencias significativas de ritmo y características. Respetando estas diferencias, debemos estar atentos a las posibles señales de alarma que nos indicarían la necesidad de hacer un seguimiento cuidadoso del niño.

 

ajudafill

 

 

http://realty381.ru/naznachenie-i-ustrojstva-teplovoza.html|ссылка  BEBÉ                  http://msg4you.ru/otvety-na-zadachi-iz-citologii.html|блог  HASTA EL AÑO            MÁS DE UN AÑO 
  • Apatía / indiferencia / somnolencia.
  • Irritabilidad, llanto constante.
  • Rigidez, hipertonía.
  • Falta de recursos para calmarse.
  • Falta de adaptación al cuerpo del adulto.
  • Ausencia de respuesta a estímulos visuales o auditivos.
 

 

 

 

http://zavyalovo55.ru/anatomiya-myshcy-knigi-skachat.html|сайт ENTRE LOS 3 Y 6 MESES:

  • Apatía/irritabilidad.
  • No presenta sonrisa social.
  • Rechaza el contacto.
  • Falta de interés por iniciar interacciones.
  • Escasa variación expresiva.
  • Dificultad de adaptación a los cambios.
  • No distingue a la madre de los extraños.
  • No fija la mirada.
  • No aguanta bien la cabeza.
  • Postura rígida cuando lo cogen.

 

ENTRE LOS 6 Y 12 MESES:

  • No silabea.
  • Auto agresiones/Auto estimulación.
  • No conoce a las personas que lo cuidan habitualmente.
  • Miedo exagerado a estar solo.
  • No reclama la atención del adulto.
  • No extraña.
  • No imita gestos.
  • No explora juguetes.
  • Falta de interés por desplazarse.
  • No se mantiene sentado.
 
 
    • No señala con el índice.
    • No hace gestos (señalar, decir adiós con la mano).
    • No expresa emociones.
    • No utiliza jerga con intención comunicativa. 
    • Si a los 18 meses no dice palabras sencillas o no conoce el nombre de los objetos y personas más familiares.
    • Conducta estereotipada.
    • Conductas agresivas o de aislamiento.
    • Baja tolerancia a la frustración.
    • Timidez extrema/miedos exagerados.
    • Lenguaje fuera de contexto.
    • Conducta desorganizada, oposicionista o negativista.
    • No se mantiene de pie sujetándose en algún objeto. Si a los 18 meses todavía no anda. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si a los 24 meses no dice frases espontáneas de dos palabras, no hace juego simbólico.

Si a los 36 meses no entiende órdenes complejas, no tiene interés por el juego simbólico o tiene dificultad para subir o bajar escaleras.

Si presenta cualquier retroceso en el lenguaje o habilidad social en cualquier edad.

Si detecta alguna dificultad en el desarrollo de su hijo, consulte a su pediatra o directamente al CDIAP.